Por Isis Aristimuño

Hoy en día el mundo viaja a una velocidad impresionante y se te pide cada vez más. Necesitas aprender a organizar el tiempo en base a obligaciones profesionales, tiempo para nuestros seres queridos y tiempo para dedicarnos a nosotros mismos.

Puedes administrar el tiempo en base a tus prioridades.

  • Define  las situaciones  más importantes.

Comienza  siempre el día con la tarea más importante y difícil para ti.

Al liberarte  de esta carga mental, no sólo liberas el estrés de no completar esta tarea, ¡sino que ya estás empezando a liberar tiempo para tí mismo!

  • Evite las multitareas.

Cuando tiendes a hacer varias cosas a la vez, pasa de una actividad a la otra sin completar una al  100%. pensando que estamos ahorrando tiempo, pero en realidad, volver a los asuntos pendientes nos hace perder aún más tiempo.

Prueba esto: Acostúmbrate  a centrarte en una tarea a la vez, sin interrupciones, y pasa a la siguiente solo después de haber  terminado la primera.

  • Elimina las fuentes de distracción

Netflix, redes sociales, teléfonos, notificaciones… Reduce todas estas actividades o al menos controla tanto como sea posible el tiempo que les das y no dejes que te absorban.

Optimiza tu tiempo de la siguiente manera: Establece un límite de tiempo para que cada tarea se complete, recompensate  y permítete esos momentos de relax sólo después de haber realizado todo lo que querías lograr.

  • Delega 

No dudes en delegar tareas que requieran habilidades que quizás no tengas o que no te gusten y concéntrate en lo que haces mejor. De esta manera serás más productivo y ahorrarás tiempo valioso para dedicar a tus seres queridos.