Esta cifra equivale a 2.211,1 puntos porcentuales por encima de la reportada por la Asamblea Nacional, la cual fue ubicada en 7.374,4 %; pero 120.474,7 puntos por debajo de la inflación acumulada al final del año 2018, según analistas de la materia económica.

En el año 2018, la inflación se ubicó en 130.060,2%, de acuerdo a los datos suministrados por el instituto emisor.

De acuerdo con los datos del BCV, los servicios de vivienda, sin incluir la telefonía, se incrementaron 22.045,50% en el año 2019, mientras que los de salud el 17.872,40 %.

Mientras que los servicios de transporte se incrementaron 13.032,60 % y los alimentos y bebidas no alcohólicas 7.981,40%, entretanto el renglón de Bebidas Alcohólicas y Tabaco, se incrementó 8.915% en 2019, según el reporte del BCV.

En comunicaciones se registró una de las menores variaciones acumuladas de precios de 2019, con 9.979,8%.

En la medición, el Banco Central no incluyó los precios de vestido y calzado; equipamiento del hogar ni educación.

La inflación reportada por el BCV dejó atrás a la mayoría de las estimaciones de las empresas consultoras, que esperaban una variación anualizada de alrededor de 12.000%.

Los analistas consideran que “pese a la menor variación en el dato difundido por el BCV, tras cuatro meses de silencio, el país sigue sumido en una voraz hiperinflación que redujo los ingresos de las familias, generando una crisis humanitaria y una migración de más de 4 millones de venezolanos, según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Por otro lado, según los datos que maneja la Asamblea Nacional en su medición de la Inflación de 2019, destaca un incremento por rubros: Alimentos y bebidas, 45,5%, vestimenta y calzado 39,0%, hoteles y servicios 60,2% y bienes y servicios diversos 62,8%.

El gobierno de Nicolás Maduro rebajó en 2019 las regulaciones de cambio y precios impuestas desde hace casi dos décadas, pero esas acciones han sido consideradas por los analistas económicos como tardías mientras que la nación acumula 6 años de recesión.

La restricción de la liquidez por parte del Banco Central de Venezuela también incidió en la desaceleración de los precios, añadieron los especialistas.

Diversas opiniones

“Las cifras oficiales revelan que, aún con la contracción del gasto del Gobierno y con las restricciones al crédito, la pérdida del bienestar del venezolano es dantesca: el precio de alimentos se multiplicó por 80 y los bienes del sector salud fueron 180 veces más caros!”, escribió el economista Luis Bárcenas de la firma Ecoanalítica.

La Comisión Permanente de Finanza y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, afirmó que “el aumento de salario mínimo en Venezuela es un indicador de que el país continúa en la miseria y agregó que los venezolanos deberían percibir un salario mínimo de 500 dólares mensuales”.

Asimismo, señaló que “mientras no haya un cambio político en el país, el salario mínimo se mantendrá entre dos a tres dólares y agregó que al final del año 2019 los ciudadanos percibieron una especie de “normalidad y recuperación” que parecía que la economía venezolana estaba arrancando, pero los indicadores mostraron lo contrario.

Por su parte el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que Venezuela se apresta a sufrir una contracción económica de 10% en el año 2020.

Fuente: El Universal (Ve)